En Latam y el mundo hablan de Navent

Prensa

Entrevista de trabajo: siempre seguro y sereno.

La Hora, 07-201 Ecuador.

En toda entrevista de trabajo debes demostrar que eres la persona indicada para el puesto.

Uno de los momentos más incómodos en una entrevista laboral es cuando te piden hablar de tus debilidades. Entonces ¿cómo tratar de este aspecto sin que te perjudique?

Tienes que demostrar que eres la persona indicada para el puesto. El portal Multitrabajos.com da algunos consejos, como el que debes hablar de tu experiencia, conocimientos, logros que has conseguido en tus anteriores trabajos y dejar claro cuáles son tus puntos fuertes y destrezas que hacen de ti el candidato perfecto. Pero muy probablemente la persona que te haga las preguntas te dirá en algún momento, ‘¿cuáles crees que son tus principales defectos?’.

Una de las razones por las que el entrevistador puede hacerte esta interrogante es para ver cómo reaccionas ante situaciones incómodas. Si ante este tipo de situaciones empiezan a aparecer nervios y no sabes qué responder para no perjudicar tu candidatura en el proceso de selección, debes prepararte con anticipación y decir siempre la verdad.

Tips importantes

Lo primero, instrúyete bien para la entrevista. Infórmate de los requisitos que solicitan, prepara muy bien lo que quieres destacar de tu experiencia profesional o tus habilidades, analiza la imagen que quieres proyectar como profesional y proyecta lo que quieres destacar de tu hoja de vida.

Ojo, no mientas, sé natural y honesto. El entrevistador se dará cuenta enseguida si no dices la verdad sobre tu hoja de vida o finges ser lo que no eres. El objetivo de la entrevista no es conseguir que te contraten, sino un puesto de trabajo y mantenerlo. Consigue que te contraten por tus cualidades, muéstrate seguro y con una alta autoestima, pero siempre siendo honesto contigo mismo y con la persona que te está entrevistando. Si necesitas mentir, es que esta plaza no es para ti; sin embargo, si consigues que te contraten por tus cualidades, seguro que te espera una larga trayectoria en esta empresa.

Descríbete tal como eres:

Para ir bien preparado tienes que analizar previamente cuáles son tus verdaderas debilidades. Si te cuesta identificarlas pregunta a familiares, amigos o compañeros con los que hayas laborado. Una vez que las tengas identificadas, haz un listado con todas ellas.

Da lo mejor de ti. Así como pones énfasis en tus cualidades que te presenta como un buen candidato para el puesto de trabajo al que optas, habla de tus defectos, pero ten cuidado de que no perjudiquen directamente el puesto que quieres conseguir. Responder algo como “soy demasiado perfeccionista” o “presto demasiada atención a los detalles”, además de parecer una respuesta de manual y poco creíble, da una mala imagen de ti como profesional.

Habla de tu superación

Cuando vayas a una entrevista de trabajo puedes hablar sobre cómo conseguiste mejorar alguna de tus debilidades, por ejemplo la impuntualidad, la desorganización, el exceso de control y más.

Al explicar cómo corregiste esas dificultades vas a demostrar que tienes capacidad de aprendizaje y que puedes adaptarte y mejorar ante cualquier situación.

Los entrevistadores saben que nadie es perfecto, todos cometen errores y quieren saber cómo afrontas tú los tuyos. Tener claras tus debilidades es una muestra de que conoces tus límites y que no eres un profesional arrogante.

Presentate bien vestido

La apariencia es importantísima para el entrevistador, porque refleja tu seguridad, atención al detalle, aspiraciones y actitud. Un candidato que llega mal vestido y desarreglado disminuye sus oportunidades de ser contratado porque el reclutador percibe que va a entrevistar a una persona a la que no le interesa el puesto y que, si evidentemente es descuidado en su aspecto, seguramente lo será también en su trabajo.

La clave es vestirse como si ya tuvieras el puesto al que te estás postulando. Ropa limpia y bien planchada, uso de una loción discreta y hasta tener buen aliento; en las mujeres es importante cuidar el peinado, asistir a la entrevista con traje formal y sin excesos y usar un perfume suave.

Consejos

Maneja los tiempos

¿Suelo ser puntual o suelo llegar tarde a los sitios?. Cómo una persona maneja los tiempos es un dato importante para el entrevistador, ya que eso puede indicar cómo esa persona se organiza.

Utiliza la comunicación no verbal

¿Cómo es mi tono de voz? ¿Suelo mirar a los ojos? ¿Tengo una postura abierta a la comunicación o cerrada? A veces, puede resultar útil grabarse o mirarse frente a un espejo para tomar conciencia de nuestra comunicación no verbal.

Controla tu estado emocional

Muchas personas intentan eliminar la ansiedad o nerviosismo, quieren no pensar en ello. Si frente al entrevistador uno se nota que se está sintiendo nervioso, es preferible comunicarlo a hacer como si no estuviera ocurriendo nada.

Muestra motivación y ganas

En sicología existe el efecto pigmalión, que consiste en que una persona puede conseguir lo que se propone si antes de ello cree que es posible que ocurra. Por ejemplo, si yo creo que soy capaz y valgo para el puesto, seguro que en la entrevista voy a transmitirlo.

Controla el espacio

¿Saludo con la mano o con dos besos? ¿Cómo me siento? ¿Le trato de tú o de usted? Estas son preguntas de fácil respuesta, puesto que uno puede esperar a ver cómo el entrevistador se comporta contigo.

Detalles

-Investiga y conoce a la empresa.

-Tienes que estar al tanto de las últimas noticias de la industria en la que se encuentra inmersa la empresa.

-Conoce a fondo el perfil de la vacante y lo que se espera del aspirante.

-Prepara las preguntas que tú le harás al entrevistador.



Tags:

Contacto

NaventNaventNavent